Utilizar el Fax en la oficina podría perjudicar seriamente tu salud

Así lo han descrito los investigadores que han hecho el estudio en el que confirman que el uso de una máquina de fax podría provocar daños irreparables tanto físicos como psicológicos.

Ya era bastante conocido por muchos los graves problemas respiratorios y cancerígenos que producen los gases que emanan algunos aparatos de faxes al utilizan un sistema de impresión basada en láser que, al ionizar el oxígeno del ambiente producen ozono, un gas beneficioso para la atmósfera ya que nos protege de los rayos infrarrojos, pero muy perjudicial si lo respiramos.

A esto, hay que sumar su enorme daño ecológico producido por la fabricación de los componentes (circuitería, mecanismos, plásticos, etc.) como por la fabricación de la tinta necesaria así como el consumo inútil de papel para obtener imágenes y texto de baja calidad como sólo el fax es capaz de proporcionar.

Además de todo lo anterior, disponer de una máquina de fax permanentemente encendida a la espera de recibir algún fax a la semana o al mes, es un despropósito que nos puede salir muy caro, ya que para poder imprimir un fax, la máquina debe estar encendida. Tomando en cuenta que una máquina de fax moderna, en modo standby, y con el máximo de ecológico/económico activado consume una ridiculez como 1,5W/h ( que es poco más que una bombilla led de baja potencia), mantener esa máquina encendida todo el día, haría que el consumo diario fuese de 1,5W x 24 = 36W diarios, con lo que en un año, el consumo pasa a ser 36W x 365 = 13.140W (esto son 13kWh al año) que, contando con los nuevos precios de la electricidad en España (una media anual de 0,20€ el kWh) costaría 13kWh anual x 0,20€/kWh, sería unos 2,628€ sólo por tener encendida la máquina todo el tiempo durante un año.

Aparte de estos problemas físicos como ecológicos y económicos, pasamos a ver los problemas psicológicos que hay tras una máquina de fax, desde los pobres técnicos que tienen que configurarlo y que reciben críticas continuas por no poder contentar a todo el mundo, ya que las imágenes se ven mal, los textos a menudo no se entienden y las cantidades se vuelven completamente imposibles de entender, hay que sumar el hecho de la angustia que provoca estar esperando a que el fax envíe correctamente todas las páginas en su orden correcto, ya que en muchos de los casos, los faxes tienden a fallar estrepitosamente y fallan al entregar las últimas páginas, sobre todo cuando intentamos enviar documentos de 40 o 50 folios, lo que hace que tengamos que volver a enviarlo varias veces, con su consecuente aumento de estrés y el enfado de quien no recibe el documento completo a la primera.

Tanto son los graves problemas que ocasionan los faxes, que desde un foro de internet tan popular como Reddit, animan desde una página especial a todos los usuarios a abandonar este dispositivo y apostar por soluciones más propias del siglo XX como pueden ser un email, un paquete postal o incluso una paloma mensajera que tenga fuerza para llevar un documento de 50 páginas.

Hay que pensar que una línea analógica tiene un coste mensual (quieras o no) y esto es algo que prácticamente todos los operadores cobran, sólo que muchos lo ocultan en el precio mensual de otros productos como «fibra» u otros conceptos, pero al final, el precio habitual de tener una línea analógica para recibir 4 faxes al año es aproximadamente 17€/mes.

Precios del mantenimiento de línea analógica de una famosa compañía telefónica

Así que, sea como sea, mantener una máquina de fax, con su línea analógica, sus tóners de tinta, consumiendo papel de un grosor especial (que no suele gustarle el reciclado), electricidad por si recibimos un fax de publicidad algún día, más en consiguiente cabreo por la mala calidad del documento que recibimos, fallos al no entenderse bien los números y cantidades que se indican (personalmente he tenido problemas con esto), además del tiempo que se tarda en:

  • buscar el documento,
  • imprimirlo,
  • ir a la máquina de fax,
  • enviarlo,
  • escribir un email o una llamada para indicar que has enviado un fax,
  • volver a a ir a la máquina de fax,
  • volver a enviarlo,
  • asegurarte esta vez que se han enviado todas las páginas,
  • volver a preguntar si lo han recibido bien esta vez,

En resumen… que enviarlo de cualquier otra forma es mucho más seguro, eficaz, económico y por supuesto y en base a todo lo que he expuesto, mucho más sano para nuestra salud física y mental.
Si tienes que enviar un fax… di un respetuoso NO GRACIAS, ESTAMOS EN EL SIGLO XXI, y envíaselo mejor por email.

Nota importante:
Es obvio que este artículo es un sarcasmo / broma basado en mi propia experiencia, por lo que espero que se considere así, no obstante, y tal y como expresé en un conocido artículo llamado: El Fax debe Morir, de verdad de la buena que los faxes son a la larga y a la corta, perjudiciales en todo lo que he expuesto, así que si efectivamente quieres aprovechar el hueco que ocupa una máquina fea y ruidosa, te recomiendo que quites esa máquina, des de baja la línea analógica asociada al fax, y pongas en su lugar un bonito poto.

Este es un artículo original escrito por Elio Rojano.
Si te gusta y quieres compartirlo, utiliza los siguientes botones o bien copia el contenido que desees siempre que se enlace a la pagina original y se mencione al autor.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Archivos

Menú

Redes sociales