Hace tiempo que comentamos que las grandes empresas tecnológicas se estaban posicionando.

Por un lado las “telecos”: Telefónica, Jazztel, FranceTelecom, AT&T, Verizon, Avaya, Nortel, Ericsson, Panasonic, etc, buscan en la VoIP una evolución rentable, un paso tranquilo y pausado en la que el usuario vaya pagando a medida que estas empresas van ofreciendo novedades, así la evolución se puede hacer reinvirtiendo los beneficios que se van obteniendo poco a poco y con un riesgo mínimo. A las antiguas centralitas analógicas, les supera unas nuevas digitales con nuevos servicios, y a estas digitales, otras más digitales con servicios propios, a estas nuevas digitales, nuevos servicios acordados con las compañías telefónicas como servicios de numeración extendida Ibercom, servicio Integra de Movistar, etc.
Por otro lado las informáticas, acostumbradas a “dar el bombazo”, a ofrecer un servicio revolucionario y que se adapte el que quiera, que si les interesa, ya lo harán rapido: Google, Microsoft, Apple, Skype, Yahoo, Facebook, etc. son empresas que necesitan ser las primeras, las mejores, las que ofrecen al usuario el mejor servicio a menor coste pese a que para ello se requieran ciertos conocimientos, un manejo medio decente del ordenador y correr un poco el riesgo de ser el primero en probar un servicio que, ellos ya avisan, está en beta (como el servicio de llamadas a teléfonos de Google, el sistema de videoconferencia de Skype, o cualquier producto de Microsoft).

Hasta ahora, la VoIP ha servido para ayudar a posicionar las piezas, cada empresa prepara su estrategia tal y como lo ve y de esta forma, Skype se posiciona ofreciendo llamadas y videollamadas gratuitas entre sus usuarios, cuentas SIP para ofrecer llamadas a través de centralitas compatibles y llamadas a un precio menor que si estuvieramos utilizando la red telefónica, Google ofrece GTalk, GoogleVoice, cuentas SIP y ahora el servicio de llamadas desde GMail, Facebook ofrece el servicio de mensajería a través de su plataforma, un servicio integrado de videoconferencia web y Microsoft, su servicio de Messenger enriquecido y conectado con el cliente de email y el procesador de textos.

Desde que se popularizó la tecnología móvil, uno de los grandes protagonistas han sido los SMS, un pequeño mensaje suele ser más económico que una llamada de 10 segundos, por lo que mucha gente y en especial la gente joven, han aprovechado este sistema para comunicarse y, aunque el precio de los SMS en España es uno de los más caros del mundo (0,25€/mensaje) pese a que un mensaje por la red PSTN apenas cuesta 0,001€, las telecos se negaron a bajar el coste de estos mensajes pese a que la Unión Europea ya les avisó que debían bajar considerablemente el precio, llegó a ocurrir incluso la ironía que, enviar un mensaje SMS a un móvil de otro país europeo, costaba más barato que enviarlo dentro de España a un móvil nacional.

A la vista de esto, y que las empresas informáticas no paran de inventar, apareció una aplicación llamada WhatsApp que permite enviar mensajes similares a los SMS pero sin limitación de contenido ni tamaño, completamente gratis salvo por la necesidad de utilizar Internet en el móvil. La proliferación de nuevos móviles conectados permanentemente a Internet ayudó a este tipo de empresas y aplicaciones como WhatsApp se empezaron a propagar como la pólvora, permitiendo a los usuarios que puedan enviar mensajes sin descanso y completamente gratis en lugar de seguir pagando 0,15€ por mensaje de SMS.

Por este motivo, las telecos se dieron cuenta que el negocio de sus SMS a precio de oro estaba acabado, ya que su principal público (la gente jóven) ya estaban conectadas a Internet y utilizaban aplicaciones gratuitas para enviar SMS a sus amistades, por ese motivo, empieza una segunda vuelta de tuerca que, además de llegar tarde, seguirán insistiendo en su error: RCS-e (Rich Communication Suite enhanced)

RCS-e es un nuevo sistema que han acordado las empresas de telecomunicaciones para, aprovechando Internet, los usuarios puedan enviarse mensajes entre sí completamente gratis. (uau!, toda una innovación!) y por este motivo, a partir de unos meses (dicen que para Agosto), todos los móviles comprados a través de las operadoras Movistar, Orange, Vodafone, etc, vendrán con esta aplicación que permitirá enviar mensajes, fotografías y otros tipos de medios evitando utilizar aplicaciones extrañas y malvadas como WhatsApp.

Por supuesto, decir que RCS-e es un sustituto del WhatsApp es poco menos que mentir descaradamente, ya que este nuevo sistema se basa en que es un sistema más seguro que los existentes actualmente para mensajería instantánea, aunque el modelo es similar al utilizado por BlackBerry Messenger (un sistema mediante el cual, da igual el operador, se utilizará un sistema servidor que centralizará los mensajes de los usuarios independientemente de la compañía con la que estén), así que, cuando nos dicen que este sistema es más seguro… estando en las manos de las empresas de telecomunicaciones, pues es bastante difícil de creer.

En fín… poco a poco, por mucho que nos duela, el futuro parece que lo siguen marcando las grandes multinacionales informáticas y las telecos, por detrás sólo les quedará llegar a acuerdos con las primeras, limitar la libertad de los usuarios con nuevas tarifas dependientes del tráfico y priorizando paquetes en función del origen, destino y aplicación que lo utilice. Negro futuro para las comunicaciones tradicionales…

Y para demostrar que el presente-futuro tiene mucho más que decir de lo que normalmente conocemos, podéis ver alguna de las presentaciones del Fosdem que acaban de realizarse esta semana pasada.

1 Comentario

  • Buenos días!. Lamentablemente creo que los principales enemigos de la innovación son las companías de Telecomunicaciones. Siempre desfasadas en servicios, ofreciendo ancho de banda ridículos, poniendo cuotas de ingreso altísimas para empresas que quieren ofrecer nuevos productos o servicios basados en la convergencia (SMS/IVR/Internet).

Archivos

© 2014 Sinologic, inc. All rights reserved.

Menú

Redes sociales