Las líneas de comunicaciones analógicas son tan antiguas como las propias redes de telefonía. Estas viajan a través de un par de cables de cobre cuyo diferencia de potencial entre ambos sirve para enviar las ondas de audio convertidas en señales eléctricas. Es uno de los tipos de líneas más utilizados en la actualidad por su simplicidad, no obstante tienen bastantes problemas causados justamente por su misma base de funcionamiento y su naturaleza.

Si quieres saber más sobre cómo funciona una línea analógica, te aconsejo que le eches un vistazo a este maravilloso artículo.

Pese a ser una de las líneas más utilizadas, están siendo reemplazadas poco a poco para ahorrar costes a las operadoras y es que, las centrales encargadas de gestionar este tipo de líneas son muy caras y ofrecen pocos servicios que día a día los usuarios suelen requerir. La mejor alternativa como siempre, es pasar de analógica, a digital y por esto mismo, las empresas (grandes utilizadoras de este tipo de servicios) son “sutílmente” invitadas a cambiar sus líneas analógicas por líneas digitales ya que el mantenimiento de estas últimas es bastante menor para la operadora y mejora tanto en calidad de audio como de servicios.

Ahora bien, tanto a nivel residencial como en bastantes empresas, continúan existiendo líneas analógicas y aunque es un tipo de conexión limitada, es necesario ofrecer ciertos servicios que deben ser “suplidos” por centrales analógicas tanto del operador como de la propia empresa.

Servicios como “identificador del número de la persona que llama”, como la posibilidad de poner una llamada en espera, hacer una transferencia o inclusive hasta enviar texto son algunos de estos servicios que son implementados lentamente y de una forma bastante curiosa por no decir “chapucera”.

Para Asterisk, existen tantas tarjetas como líneas queramos conectar, aunque cualquiera que desee utilizar un Asterisk en una empresa suele tener al menos un par de ellas (si la empresa solo tiene una línea analógica, raramente necesitará un sistema como Asterisk) por lo que las tarjetas que soportan una única línea analógica son prácticamente para hacer pruebas por lo que no ofrecen mucha calidad de audio, y sobre todo son baratas (existen tarjetas de 1 puerto analógico por menos de 30€), aunque claro, nada recomendable para una empresa si no queremos que dicha empresa se queje cada día por cortes de audio, eco, ruidos, y un largo etcétera.

Las tarjetas profesionales son algo más costosas que un módem ya que suelen incorporar mecanismos para reducir la latencia de la línea, así como canceladores de eco incorporados en la propia tarjeta lo que mejora considerablemente la calidad de audio.

tdm422e

TDM410P con 2 FXO y 2 FXS

Para un Asterisk que soporte hasta 4 líneas analógicas, podemos utilizar una tarjeta llamada TDM410P. Esta tarjeta PCI funciona tanto en slots de 5V. como de 3,3V. por lo que cualquier PCI normal y corriente nos servirá (siempre y cuando tengamos en cuenta las limitaciones de las PCI para dispositivos de comunicaciones). Esta tarjeta trae unos slots donde colocar hasta 4 módulos analógicos (FXO para conectar líneas analógicas, o FXS para conectar teléfonos analógicos o faxes).

AEX410P con 2 FXS y 2 FXO

AEX410P con 2 FXS y 2 FXO

Esta tarjeta también dispone de una variante si nuestro equipo dispone de PCI-Express, la AEX410P, una ventaja para eliminar esas limitaciones de las PCI.
Ambas tarjetas disponen de slots para cancelación de eco por hardware opcional (que por desgracia no es precisamente barato, pese a que los resultados son magníficos y muy recomendables si queremos asegurarnos la calidad de audio).

Este último modelo PCI-Express es uno de los más utilizados ya que los slots PCI son cada vez menos utilizados en sistemas servidores.

TDM800P con 4 FXS y 4 FXO

TDM800P con 4 FXS y 4 FXO

Para un Asterisk que tenga que soportar hasta 8 líneas analógicas, existe otro modelo del mismo tamaño que la TDM410P pero que incluye soporte para otro tipo de módulos diferentes que soportan hasta 4 líneas por cada módulo en lugar de 1 línea por cada módulo. Ideal para sistemas rack (o espadas) tanto por su tamaño como por su altura: TDM800P.

Esta tarjeta es prácticamente igual que su hermana pequeña pero soporta módulos de 1 puerto y también módulos de 4 puertos tanto FXS como FXO, por lo que no es necesario adquirir 2 tarjetas de 4 puertos y podemos ahorrar costes.

aex844e

AEX800P con 4 FXS y 4 FXO

Otra característica importante es que dispone de 8 conectores (nada de cables raros), aunque justamente por este motivo, no dispone de leds que informen de los conectores que están activos como sí ocurre con la TDM400P, pero básicamente por falta de espacio físico como podeis ver en las fotografías.

Cómo no, la TDM800P también dispone de su versión PCI-Express con las mismas características conocida como AEX800P.

Esta tarjeta es ideal para un Asterisk que de soporte a una empresa pequeña con 4 teléfonos analógicos y 2 líneas analógicas (por lo que necesitaríamos 1 módulo de 4 líneas + 2 módulos de 1 línea).

tdm2433e

TDM2400 con 3 FXS y 3 FXO

Para un número mayor de líneas analógicas, existen también tarjetas que soportan hasta 24 líneas analógicas (más recomendables por su capacidad de configuración que un gateway de 24 puertos FXO) en sus modelos PCI (TDM2400) y PCI-Express (AEX2400). Este tipo de tarjeta son las que recomiendo para conectar muchas líneas analógicas, aunque si lo que queremos es conectar terminales analógicos, (personalmente prefiero utilizar un gateway de alta capacidad como los GrandStream de 24 puertos FXS o los VegaStream de 24 ó 48 puertos FXS, aunque de gateways ya hablaré en otro momento).

aex2433e

AEX2400 con 3 FXS y 3 FXO

Estas tarjetas de gran tamaño tienen muchas ventajas y principalmente 2 inconvenientes: su excesivo tamaño, la necesidad de soportar hasta 6 módulos de 4 puertos cada uno, la convierten en una tarjeta bastante grande físicamente, unos 30cm de largo, no apto para servidores pequeños. El segundo inconveniente es si vamos a utilizar módulos FXS (para conectar teléfonos analógicos) y es que para alimentar de corriente eléctrica a tantos teléfonos, es necesaria una fuente de alimentación en el sistema bastante potente.

Estas tarjetas no tienen conectores normales, si no que tiene un conector que recuerda bastante al de las antiguas impresoras de aguja (de hecho es el mismo conector: RJ21) y hace falta un patch-panel para conectarlo a la tarjeta y obtener los conectores RJ11.

Existen otros fabricantes que también disponen de otros modelos de tarjetas para conectar con líneas analógicas, por ejemplo Sangoma que tiene modelos desde 2 líneas hasta 24 como la A400, una tarjeta bastante bonita físicamente (para los fetichistas de los circuitos. 🙂 y que permite ser ampliada conectándole otros módulos a la tarjeta principal. El principal inconveniente de esta tarjeta es su tamaño, llegando a ser del tamaño de la TDM2400, por lo que si tienes pensado conectar un número elevado de líneas analógicas, deberías buscar un equipo lo suficientemente grande como para albergar una tarjeta de al menos 30cm de largo.

Uno puede encontrar otros modelos y fabricantes de tarjetas analógicas, pero se podría decir que todas las demás están basadas en estos modelos (tanto en los modelos de Digium, como en los de Sangoma o Rhino), alguna empresas que fabrican tarjetas clónicas basadas en estos modelos, disponen de modelos diferentes como tarjetas de 6, 10 e incluso 12 puertos.

Archivos

© 2014 Sinologic, inc. All rights reserved.

Menú

Redes sociales